0%

Actividades

Trabajo Montessori

Recomendaciones

Las siguientes recomendaciones son para aprovechar al máximo el tiempo que pasamos en casa junto a nuestros hijos fortaleciendo la relación con ellos e inculcando valores que son sumamente importantes para la formación del ser humano, como son el respeto, la tolerancia, la honestidad, empatía, responsabilidad, estructura y amor. Estas actividades favorecerán su autoestima y seguridad al realizar acciones por ellos mismos y en beneficio de su familia. Los niños perciben y valoran el tiempo de calidad que les ofrecemos.

Sugerimos:

  • Darnos la oportunidad de observarlos, jugar y aprender junto a ellos
  • La situación de confinamiento en casa durante varios días puede generar malestar psicológico y la desinformación o sobreinformación que les demos puede generar ansiedad. Por lo que es importante no dejar de compartir por qué estamos en casa, evitar exponerlos a la información de los medios que no es apta para ellos o tener la televisión encendida mucho tiempo
  • Sugerimos comentar que al estar en casa, estamos haciendo un bien para las demás personas, para cuidar su salud
  • Limitar el tiempo que pasamos conectados a la tecnología
  • Mantener un horario y una rutina es fundamental

En casa, los padres también podemos poner el práctica y beneficiarnos del método Montessori, te propondremos actividades para fomentar la autonomía y el aprendizaje de tu hijo. Para iniciar es esencial contar con un ambiente preparado.

“El ambiente preparado es aquel que contiene las condiciones para que el niño alcance su potencial máximo, involucrando la parte física y emocional que alimenta el alma.” M. Montessori Tomando en cuenta que la pedagogía Montessori se basa en la libertad de aprendizaje y la responsabilidad de las partes involucradas en el proceso, sugerimos acompañar a sus hijos, apoyándolos a desarrollar su aspecto físico, emocional, mental y espiritual.

Reglas. Establezcan en familia las normas a seguir y anticípenlas al niño haciéndole saber la consecuencia de contravenirlas.

Espacio físico. Es importante acondicionarlo de manera que ofrezca seguridad a sus pequeños (sillas firmes, espacios a su altura, utensilios sin picos o demasiado filosos, adecuados a su tamaño y fuerza).

El movimiento en esta etapa de desarrollo es de suma importancia; permitan que se mueva, explore, que fortalezca la destreza de sus manos al armar rompecabezas, moldear masa, recortar, coser, etc.

El lenguaje que utilicemos debe ser claro, con oraciones completas y estructuradas, evitar diminutivos y onomatopeyas, hacer contacto visual mientras hablamos.

El control de error se favorece al permitir que tu hijo se involucre en las actividades y que, en las que no pueda resolver tan fácil, vea el error como una oportunidad para aprender y logre una actitud positiva frente a las equivocaciones. Apoyándolos a ser conscientes de sus actos e identificar sus emociones (al frustrarse o alegrarse del resultado) desarrollan confianza en sí mismos.

Gracia y cortesía: Somos ejemplo de estas acciones al pedir las cosas por favor, dar las gracias, escuchar cuando los demás hablan, no interrumpir una conversación, mostrar cómo debemos toser, estornudar, limpiarse la nariz, pedir ayuda, etc.

Libre elección: permite que elija de entre dos opciones lo que quiere realizar y apóyalo a asumir la responsabilidad de sus actos, lo que él elija lo tiene que concluir.

Por último, evita la sobre estimulación de juguetes, utiliza objetos lo más reales posible, investiguen y habla de temas relacionados con el mundo real.

Ayudas para el desarrollo de la coordinación ojo-mano

Los materiales que se trabajarán presentan ciertas dificultades que favorecerán el desarrollo de la coordinación ojo-mano, algunas características son:

  1. Número de objetos que integran las actividades.
  2. Diferentes formas y figuras.
  3. La manera de sostener los objetos varía: de dos dedos, a dos dedos en oposición al pulgar, posteriormente a movimiento de pinza y, finalmente, a ambas manos trabajando juntas.

Las actividades se van introduciendo de manera gradual, es importante guiarnos por el interés y habilidades del niño. Normalmente las actividades van modificándose de manera que el niño, al inicio, trabaja parado en el estante, después se traslada al tapete y posteriormente a la mesa. Sin embargo gradualmente lo vamos a ir orientando de manera que ubique que es más cómodo y ordenado para él trabajar en la mesa. En casa lo haremos siempre sentados, ya que es la rutina que siguen en la escuela.

Para esta primer semana pueden preparar los materiales que se describen a continuación y tenerlos dispuestos en el estante, dentro del espacio preparado para su hijo.

“Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja de buscar aprobación en cada paso que da”.
Maria Montessori.