0%

RECOMENDACIONES

MASAJE
Está científicamente demostrado que el amor, las caricias, la nutrición afectiva entre el niño/a y los que le rodean, tienen un importante efecto positivo sobre su desarrollo.

MASAJE

Muchos estudios revelan los beneficios de un contacto afectivo como parte integral de los primeros años de vida del bebé. Durante los primeros meses de vida, los bebés abandonan su posición fetal, al hacerlo estiran sus músculos y coordinan sus movimientos. El masaje es recomendable ya que ayuda a:

  • Coordinación muscular
  • Liberar tensión y ansiedad haciendo posible su relajación, ayudándolo a sentirse tranquilo cuando está molesto o inquieto
  • Mejorar sus patrones de sueño
  • Ayuda en su respiración, digestión y circulación
  • Fortalecer su resistencia a enfermedades
  • Desarrollar un sentido positivo de sí mismo
  • Fortalecer la comunicación y el lazo emocional entre el bebé y sus papás
  • Puedes comenzar a realizar el masaje al a partir de su 3° semana de vida
  • Realizarlo cuando tu bebé esté despierto, receptivo y no hambriento o inquieto; de igual manera es importante que ustedes se sientan tranquilos, el bebé es una personita que percibe y siente el estado de ánimo
  • El masaje tiene que ser de corta duración, alrededor de 15 a 20 minutos o cuando se vea al niño incómodo con los movimientos.
  • No trates de masajearlo en contra de su voluntad
  • El ambiente tiene que ser cálido, la superficie para acostarlo debe ser cómoda. Se sugiere el uso de música
  • Calienta tus manos antes de tocar a tu bebé, utiliza aceite o crema para que tus manos se deslicen suavemente sobre su cuerpo
  • Mantener comunicación verbal y no verbal para que él se sienta valorado y amado
  • Aplicar sólo la presión necesaria en cada masaje, ésta debe ser suave pero firme para obtener un resultado óptimo y no provocar lesiones
  • Preparara el lugar y la crema o aceite
  • Se sugiere quitarse anillos, pulseras, relojes que puedan hacer daño
  • Anticiparle al bebé lo que se realizará utilizando palabras claras y sencillas y viéndolo a los ojos. Siéntanse en libertad de hablarle de la misma manera en que lo hacen todos los días, mediante el lenguaje ustedes transmiten el amor que le tienen y el bebé lo recibe de la misma manera
  • Recuerden que mediante esta sensibilidad su bebé está adquiriendo seguridad y confianza en sí mismo, en las personas que lo rodean y en su ambiente
  • Mantener contacto visual y platicar con él
  • Se inicia en el rostro con movimientos circulares con las yemas de los dedos
    siguiendo con la frente, nariz, boca, mejillas, mentón
  • Cuando se ha terminado el tiempo o el mismo bebé te lo indique, no olvides respetar su ritmo, sus emociones, su momento, su cuerpo
  • Es importante terminarlo con palabras, gestos, besos y/o abrazos

Cuando se ha terminado el tiempo que tienes establecido o cuando el niño muestra señales de rechazo como:

  • Bostezos, hipo
  • Incremento de la succión
  • Fruncimiento de ceño, pucheros Cabeza baja y ojos cerrados
  • Piernas y brazos estirados firmemente
  • Arqueo de espalda
  • Rotación rápida de muñecas
  • Movimientos rápidos de cabeza y desvío de la mirada
Recomendaciones
  • Puedes comenzar a realizar el masaje al a partir de su 3° semana de vida
  • Realizarlo cuando tu bebé esté despierto, receptivo y no hambriento o inquieto; de igual manera es importante que ustedes se sientan tranquilos, el bebé es una personita que percibe y siente el estado de ánimo
  • El masaje tiene que ser de corta duración, alrededor de 15 a 20 minutos o cuando se vea al niño incómodo con los movimientos.
  • No trates de masajearlo en contra de su voluntad
  • El ambiente tiene que ser cálido, la superficie para acostarlo debe ser cómoda. Se sugiere el uso de música
  • Calienta tus manos antes de tocar a tu bebé, utiliza aceite o crema para que tus manos se deslicen suavemente sobre su cuerpo
  • Mantener comunicación verbal y no verbal para que él se sienta valorado y amado
  • Aplicar sólo la presión necesaria en cada masaje, ésta debe ser suave pero firme para obtener un resultado óptimo y no provocar lesiones
Previo al masaje
  • Preparara el lugar y la crema o aceite
  • Se sugiere quitarse anillos, pulseras, relojes que puedan hacer daño
  • Anticiparle al bebé lo que se realizará utilizando palabras claras y sencillas y viéndolo a los ojos. Siéntanse en libertad de hablarle de la misma manera en que lo hacen todos los días, mediante el lenguaje ustedes transmiten el amor que le tienen y el bebé lo recibe de la misma manera
  • Recuerden que mediante esta sensibilidad su bebé está adquiriendo seguridad y confianza en sí mismo, en las personas que lo rodean y en su ambiente
Durante el masaje
  • Mantener contacto visual y platicar con él
  • Se inicia en el rostro con movimientos circulares con las yemas de los dedos
    siguiendo con la frente, nariz, boca, mejillas, mentón
Al terminar el masaje
  • Cuando se ha terminado el tiempo o el mismo bebé te lo indique, no olvides respetar su ritmo, sus emociones, su momento, su cuerpo
  • Es importante terminarlo con palabras, gestos, besos y/o abrazos
¿Cuándo termina el masaje?

Cuando se ha terminado el tiempo que tienes establecido o cuando el niño muestra señales de rechazo como:

  • Bostezos, hipo
  • Incremento de la succión
  • Fruncimiento de ceño, pucheros Cabeza baja y ojos cerrados
  • Piernas y brazos estirados firmemente
  • Arqueo de espalda
  • Rotación rápida de muñecas
  • Movimientos rápidos de cabeza y desvío de la mirada